Se divide la Familia Guzman se matan entre ellos;Mientras tanto El Chapito Isidro busca venganza de parte de los Beltran | El Diario del Narco|El Blog del Narco|Blog Del Narco-Chapo Guzman-NarcotraficoenMéxico

Se divide la Familia Guzman se matan entre ellos;Mientras tanto El Chapito Isidro busca venganza de parte de los Beltran

A+ A-
Fuentes del Gobierno federal indicaron que la familia de "El Chapo" se ha dividido tras conocer la versión de que el asesinato de Ernesto Guzmán Hidalgo, en abril de 2015 en Badiraguato, fue ordenado por "El Guano". Es decir, que el hermano del capo ordenó la ejecución de su medio hermano.

Los funcionarios consultados dijeron que esta disputa es la que está detrás de la incursión de los hombres de Meza Flores a La Tuna, cuyo propósito era vengar el asesinato de Guzmán Hidalgo.

La incursión habría desatado enfrentamientos con un saldo de al menos una decena de muertos, de acuerdo con información recopilada por militares y autoridades locales.

Más de mil personas han abandonado sus casas esta semana en esos poblados, dijo el Ayuntamiento de Badiraguato.

El jueves, en medio de la crisis de violencia, fueron hallados siete cuerpos decapitados en la sierra sinaloense.

El Ejército y la Marina alistan el envío de mil 200 efectivos para reforzar la seguridad en la zona, informaron las fuentes.

Desde que asesinaron a Ernesto Guzmán Hidalgo, medio hermano de Joaquín Guzmán Loera, en la sierra de Badiraguato.

Un hermano del Chapo mando a ejecutar a padre de la mujer de el Mochomo y medio hermano del Chapo 

Corrió la versión de que lo había mandado matar Aureliano Guzmán Loera, el Guano, hermano de padre y madre del Chapo, el ajuste de cuentas, se especuló, se dio porque don Ernesto no era confiable para la estructura de los Guzmán Loera. Era padre de Patricia Guzmán Núñez.

Esposa de Alfredo Beltrán Leyva, el Mochomo. Peleados a muerte los Guzmán y los Beltrán Leyva, de ahí las desconfianzas, Murió junto a su acompañante, Raúl Astorga, cerca de Bacacoragua, la tierra donde nació don Carlos Beltrán Araujo, padre de los hermanos Beltrán Leyva.

Ocho meses después, en la misma zona, fueron asesinados ocho hombres, todos ellos al servicio del Guano y uno de ellos, Cristóbal Muro Valdez, su jefe de escoltas. “Fueron los contras”, se dijo en Culiacán. Pero allá no hay “contras”. La zona es controlada al cien por ciento por los Guzmán Loera. Así que es muy probable que estemos ante un pleito de familia. El Chapo Guzmán y don Ernesto fueron criados juntos y había entre ellos un afecto entrañable.

Es una historia intrincada y turbia que debiera aclarar la autoridad, pero ¿cuál autoridad? La procuraduría de justicia no informó nada sobre los asesinatos de don Ernesto Guzmán y Raúl Astorga. Su actuación fue opaca y su explicación pública nula. No se presentaron autores materiales, menos intelectuales y, si acaso, se realizaron con sigilo y miedo las diligencias forenses mínimas.

Siete personas fueron asesinadas por la misma zona de Badiraguato. Primero mataron a tres y en el funeral de éstos mataron a otros cuatro. Este hecho ni siquiera fue reconocido por las autoridades, así que tampoco fueron consignados en la estadística criminal que la procuraduría de justicia elabora día con día. Súmele, entonces.

Del asesinato de los ocho hombres el pasado sábado, Ríodoce recibió información preliminar que luego pudo confirmar. Pero como en los otros casos, la procuraduría de justicia solo ha guardado silencio. El general Moisés Melo García, coordinador estatal de seguridad, fue cuestionado al respecto y dijo no tener conocimiento de los hechos, incluso, que se había comunicado con el secretario de Seguridad de Badiraguato y que éste le había negado que hubiera algo. Genaro García, secretario de Seguridad Pública Estatal, por el estilo: nada. Silencio absoluto. Casi por nada, lo apellidos aterran. Y los pleitos de familia suelen ser devastadores.

Pero ahí están los nombres de los muertos y sus edades, en las funerarias, las honras fúnebres y en los pueblos el luto. Por eso el silencio del Gobierno estatal es hasta patético, cínico, como si la gente se tragara sus mentiras. Murieron en Badiraguato y eran de Badiraguato. Por eso la desidia. “Que allá se arreglen”, parece la convicción. Es tierra de nadie. No son de Australia y las notas apenas asoman en los portales, no como las de los dos muchachos surfistas que vinieron a dejar el pellejo en este infierno, provocando la indignación mundial y ubicando a Sinaloa como una zona de guerra en el mundo.

Articulos Relacionados

Reportajes Especiales 7771896261863773057

Publicar un comentario

emo-but-icon

Siguenos

Lo mas visto de la semana

item