Los Atentados y amenazas del narco CTNJ,CAF,CJNG ,Cártel de Sinaloa y el compadre de El Mayo Zambada | El Diario del Narco|El Blog del Narco|Blog Del Narco-Chapo Guzman-NarcotraficoenMéxico

Los Atentados y amenazas del narco CTNJ,CAF,CJNG ,Cártel de Sinaloa y el compadre de El Mayo Zambada

A+ A-
A diferencia de la actitud pasiva de las autoridades bajacalifornianas, durante la semana, la zona costa de Baja California vivió una jornada de sucesos violentos que no se conjuntaban desde tiempos de la guerra entre el Cártel Arellano Félix de Fernando Sánchez Arellano, y los sicarios de Teodoro García Simental entre 2008 y 2010. Una muestra clara de que la violencia y el control criminal continúan latentes, se evidenció en la semana que concluye: 

*El domingo 5 de abril, la colocación de 13 narcomantas en cuatro días, que advertían de violencia, enfrentamiento interno en el Cártel de Sinaloa, y enfrentamiento de éste con el CAF. * El martes 7, el Ejército localizó y aseguró un narcotúnel sin concluir en la zona del aeropuerto de Tijuana, donde -sin salida la excavación- sí encontraron droga. 

* En los primeros minutos del miércoles 8, sobre el Bulevar Las Américas en Tijuana, sucedió un “pretendido de secuestro de un empresario” que terminó siendo el intento de homicidio de un joven presuntamente dedicado a actividades ilícitas. 

* La tarde del mismo miércoles, dos ministeriales fueron atacados a balazos en Tecate por un grupo de hombres armados que se dieron a la fuga. 

* Y el jueves 9 de abril por la mañana, en la inmediaciones de los Juzgados locales,  mataron a balazos a Luis Toscano “El Mono”, cabecilla criminal en la Zona Norte de Tijuana.   Toscano, enemigo de Los Aquiles     En enero de 2010, un grupo armado atacó a balazos el auto en que viajaba Luis Toscano Rodríguez  y /o Juan Barajas Aguilar “El Mono “, en la delegación Centro. Bajaba la rampa Altamira acompañado de su hijo en el auto, y se le tenía identificado como quien controlaba el tráfico de droga en la Zona Norte, por parte del Cártel Arellano Félix. 

Las autoridades lo consideraron víctima, lo dieron por muerto cuando su mujer les dijo que lo llevaría a su tierra, Colima, y no hubo mayores averiguaciones. Alrededor de las 8:50 am del jueves 9 de abril de 2015, sus enemigos lo volvieron a balear. Estaba frente a una taquería ubicada en una de las esquina de Avenida de los Charros, en las inmediaciones de la Penitenciaría de La Mesa en Tijuana, a una cuadra de los Juzgados locales, acompañado de Esaúl Sahagún Pelayo, a quien las autoridades identificaron como su escolta. 

Sus asesinos llegaron por la Avenida Baburias del Mar, y quedaron justo frente al carro de birria. Algunos testigos refieren que tres hombres bajaron del auto -un carro de cuatro puertas dorado- , otros que fueron cuatro y les dispararon. En el lugar, Toscano quedó muerto con varios tiros calibre 9 milímetros y calibre 40,  uno pegó en la cabeza; Esaúl Sahagún murió minutos más tarde en la Cruz Roja. 

En la escena, los peritos encontraron un arma calibre 8 milímetros, encasquillada y tirada justo en medio de los cuerpos de Toscano y de Sahagún. El primer análisis determinó que éstos repelieron la agresión, pero no saben cuál de los dos.  En los bolsillos de Luis localizaron una suspensión, documento mediante el cual el mafioso promovía un amparo para él y otro hombre, a fin de evitar ser capturado.   

Los videos de vigilancia de la zona muestran que uno de los atacantes huyó corriendo hacia el Bulevar Agua Caliente y, sin problemas, tomó un taxi -no especifican si ya lo esperaba-. Un segundo atacante subió al auto y huyó; según el reporte oficial, el vehículo fue localizado en Avenida Rosas o Lilias, colonia Las Vegas, Delegación la Mesa. 

En el interior había una camisa blanca tipo polo, con manchas de sangre. Testigos que vieron cuando abandonaban el auto, reportaron que los ocupantes huyeron hacia la canalización, hacía donde se dirigieron policías municipales. Al ingresar vieron a un hombre y le pidieron que se detuviera, pero corrió. 

Lo alcanzaron y, contrario a quienes visitan la canalización, el detenido lucía limpio y no intoxicado, mostraba una herida con sangre en un pie. “Pero no sabemos si la herida es reciente, ni existe la seguridad que sea el atacante”. Igual lo remitieron al Ministerio Público en calidad de presentado. 

Un elemento de la Coordinación Estatal de Seguridad Pública reflexionó sobre el asesinato de “El Mono”: “El atacante obvio es ‘La Rana’ – René Arzate-, tenía rato intentando quitarle el control de la Zona Norte, ya había mandado a varios para tratar de tumbarlo, pero veremos qué arrojan las investigaciones”.   Narcotraficante identificado, Luis Manuel Toscano había sido detenido y liberado en tres ocasiones: Julio de 2012. El Ejército lo detiene con 38 gramos de cocaína, un rifle, una pistola y varias municiones. 20 de octubre de 2013. Agentes municipales lo capturan por detonaciones de arma de fuego en la calle privada Lomas de Cierzo. 

En los días posteriores llegó a las oficinas de ZETA un hombre que se presentó como abogado de Toscano y dijo a la recepcionista que quería que se dejara de mencionar a su cliente en el Semanario, porque no era delincuente y se retiró, negándose a hablar con un editor. 23 de octubre de 2014. 

Toscano Rodríguez fue recapturado por policías estatales preventivos en la delegación La Mesa, en posesión de un arma calibre .38 abastecida, cuatro de los nueve cartuchos eran expansivos, y en su auto traía cocaína, un portacargador y varios cargadores para arma abastecidos. También fue liberado. 

Ejecutado “El Mono”, en el Grupo Coordinación vislumbran como probables sucesores criminales a Alberto Ávila Alvarado “El Chacal”, Roberto Carlos y Marcos Rafael Toscano Rodríguez, cuñados y hermanos de “El Mono”.   Las 13 narcomantas   En 72 horas, entre la mañana del domingo 5 de abril y las primeras horas del miércoles 8, un total de 12 telas blancas con mensajes de amenaza con letras mayúsculas, presuntamente redactadas por miembros del crimen organizado, fueron colgadas en distintos puentes de Tijuana. 

La mayoría fueron guindadas de noche y retiradas por elementos de la Policía Municipal: cuatro en la delegación La Presa, cuatro en La Mesa y Centenario; dos en Zona Río y dos en Mesa de Otay. Por estos hechos solo hubo un detenido, al que se liberó horas después. 

En general, los mensajes eran similares al primero, localizado el domingo en el Bulevar Benítez, atrás de Plaza Carrousel: “Ya estamos enfadados de secuestros y extorciones que supuestamente se hiban a acabar y lo siguen permitiendo la limpia empieza contra la gente del tomate y sus aliados no contra el pueblo ni gobierno ate cartel nueva Tijuana cartel CTNG y CJNG”. 

La narcomanta que cerró la primera jornada, fue descolgada por un grupo de ministeriales la mañana del miércoles 8 de abril, el texto era más largo y lo dejaron en las  inmediaciones de las oficinas de la Procuraduría del Estado, cerca de la central camionera en Tijuana. Decía: “Ya estamos enfadados de secuestros y extorciones que supuestamente se ivan acavar y los siguen permitiendo la limpea sigue empieza la limpea con la gente del Alquilez y La Rana y aliados no contra el pueblos ni el gobierno atte: CTNG Y CJNG, El Lentes, lideres asociados “Chencho Beltrán”, El Quieto Lico/el Atigrado, el Koby, el Gordo Di, El Viejón, El Mono, El Chacal, R4, Trapero, El Trib”. Dejaron pasar varias horas y, la noche del miércoles 8 de abril, la manta número 13 fue guindada, ésta en pleno Bulevar Agua Caliente, en el puente peatonal ubicado cerca de Club Campestre, pero la calidad de la tela, el uso de letra de molde a dos colores -incluso marcaron márgenes-, faltas de ortografía menores y el mensaje la hicieron diferente: “Es una especie de respuesta, advertencia y desmarque del CAF”, expuso un investigador.   

La narco manta exhibía: “Somos del Grupo Operativo del CAF vamos a trozar al topon a todo el que no esté con nosotros el que no pertenezca a la Bandera Arellano será pozoleado las pruebas ya se las hemos dado con hechos no con mantas en la Baja inicia el orden contra todos los foraneos”.   

Los grupos criminales en el Estado   “No tenemos elementos que nos hagan suponer que el CJNG haya logrado introducir al Estado armas suficientes o  sicarios suficientes como para iniciar un enfrentamiento con Sinaloa”, expuso extraoficialmente a ZETA un miembro del Consejo Estatal de Seguridad de Baja California. De hecho, confió la  presencia de seis grupos criminales: 

* Los Arzate, encabezados por Alfonso Arzate García “El Aquiles” y René Arzate García “La Rana”. Ingresaron a Tijuana como operadores del detenido Joaquín “El Chapo” Guzmán. 

* Los Uriarte, primos, sobrinos y demás parentela de Raydel López Uriarte “El Muletas” (detenido el 2 de febrero de 2010). Operadores de Ismael “El Mayo” Zambada.  

* Los Payán, parientes de Rafael Caro Quintero (liberado el 9 de agosto de 2013), con quienes están operando los familiares de Alfonso Lira Sotelo “El Atlante” (detenido en septiembre de 2014). 

El contacto es un hijo del capo, también gente de “El Mayo”. *  Cártel Jalisco Nueva Generación, a través de un hijo de Ignacio Coronel, también con acuerdo de Los Mayos, pero sin tener permanencia en Baja California. Las autoridades solo los identifican aquí para efectos de supervisar trasiego de droga. 

* El Cártel Arellano Félix.  

* La Familia Michoacán, con bajo perfil y exclusivamente con trasiego de droga a Estados Unidos.   Jaliscienses trafican por Baja California   Consultados respecto a la presencia del Cártel Jalisco Nueva Generación en Baja California, la respuesta de los integrantes del Consejo Estatal de Seguridad es: “Su participación es similar a la de los michoacanos… tienen sus acuerdos, cruzan droga por aquí, tienen células, casa de seguridad y armas, pero no para operar en la zona; apenas lo suficiente para proteger sus cargamentos de los robos o ‘bajes’ de droga”. 

Articulos Relacionados

Reportajes Especiales 3030881584372920046

Publicar un comentario

emo-but-icon

Siguenos

Lo mas visto de la semana

item