Gritó de dolor al reconocer a sus hijos “Héctor y Saúl” | El Diario del Narco|El Blog del Narco|Blog Del Narco-Chapo Guzman-NarcotraficoenMéxico

Gritó de dolor al reconocer a sus hijos “Héctor y Saúl”

A+ A-
Dan el último adiós a siete de los hombres acribillados en la sierra de San Ignacio  
San Ignacio, Sinaloa.- Este lunes fueron sepultados los cuerpos de los 8 hombres que murieron acribillados viernes en la sierra de San Ignacio.  José Luis Gamboa Vega fue sepultado en La Cruz de Elota; Salomé Cebreros en Ajoya; Maurilio Fonseca Mariscal en la cabecera municipal, mientras que Héctor y Saúl Gamboa Nevárez, Adán Alfredo y Gabriel Robledo quedaron en el panteón de la comunidad de La Caña, de donde eran originarios.
Una madre llora.

Esta masacre, como muchas otras que han sucedido en el municipio de San Ignacio, ha dejado muchas madres llorando.

Más de 400 casquillos percutidos recogieron en la zona del ataque. EL DEBATE 
Los gritos de dolor al reconocer los cuerpos de sus hijos “Héctor y Saúl”, no eran para menos, pues le habían arrebatado prácticamente dos pedazos de su corazón; su único delito fue haber pasado por ese lugar a la hora equivocada.

Adela, es otra madre que también tiene su amarga historia, pues en el 2008 le asesinaron a un hijo en la comunidad serrana de Caballo de Arriba; poco  después  otro más, en  el  arroyo El Colorín, muy cerca de la localidad de El Chilar y el pasado viernes perdió a Salomé. Adela es una mujer que apenas rebasa los 50 años, pero aparenta mucho más, esto por la pena de haber perdido ya a tres de sus hijos de manera violenta.

Así como  la historia de estas dos mujeres existen muchas más, historias de dolor que a través de los años han venido marcando la vida de las familias de la zona serrana, historias que han ocasionado el abandono de pueblos, mismos que   se cuentan por decenas los últimos años. El Guayabo, Los Tepehuajes, Tenchoquelite y El Espíritu, además decenas de familias de San Juan, Vado Hondo y La Caña han decidido iniciar el éxodo obligados por la inseguridad y la violencia.

Ellos habían vendido algunas cabezas de ganado y regresaban a casa con leche y pañales para sus hijos. 

Ante estos últimos hechos que mantienen a San Ignacio en el ojo del huracán, las autoridades municipales se han mantenido al margen y solo han aportado información escueta, pues aseguran que ese tema no les compete.
El operativo.

El día de ayer a muy temprana  hora llegaron a la cabecera municipal varias unidades de la Policía Ministerial y enfilaron hacia la zona serrana acompañados de elementos del Ejército Mexicano, lo que comenzó a levantar rumores entre los habitantes quienes temerosos se preguntaban que si habría habido más asesinatos, pero este movimiento fue aclarado por las autoridades, quienes aseguraron que se trataba únicamente de un recorrido de rutina.

El secretario del Ayuntamiento, Antonio Loaiza Delgado dijo que lo sucedido es realidad es muy lamentable, y que esos hechos no son exclusivos de San Ignacio. Además dijo que las autoridades competentes ya están haciendo lo propio y que ellos como municipio lo único que pueden hacer es brindarles las facilidades para que hagan su trabajo.

Dijo que aunque esto sucedió en un lugar muy alejado de la zona serrana, no deja de impactar y espera que esto no repercuta en la visita del turismo para las próximas fiestas de Semana Santa.

Articulos Relacionados

Sinaloa 7398198527275539793

Publicar un comentario

emo-but-icon

Siguenos

Lo mas visto de la semana

item